LAS PRODUCCIONES DE LO INCONSCIENTE: LO INCONSCIENTE

 

Incluir a lo inconsciente dentro de las producciones del inconsciente puede sonar a petición de principio, algo así como la pescadilla que se muerde la cola. Pero si pensamos en términos del concepto de trabajo, de acuerdo con el cual un producto determinado puede entrar en una nueva cadena de producción y convertirse en materia prima para la producción de otros productos, quizás podamos entender un poco mejor la cuestión.

Cuando producimos un determinado producto, por ejemplo, tornillos, martillos, mesas, etc., ese mismo producto o productos se integran posteriormente en nuevos circuitos productivos: automóviles, construcción, diseño, etc.

Con las producciones teóricas ocurre lo mismo. La producción del concepto de inconsciente, que tiene lugar en 1900 en La interpretación de los sueños, y que define el campo teórico del psicoanálisis, permite, una vez producido, la construcción-producción de lo inconsciente en un sujeto particular en análisis.

En psicoanálisis hablamos de método de interpretación-construcción, porque antes de la interpretación no hay inconsciente en el sujeto. Sólo con la interpretación psicoanalítica, que es la puesta en acto de los instrumentos teóricos del psicoanálisis, podemos hablar del sueño como una realización de deseos, del sentido de los síntomas, de los actos fallidos y, en general, de las distintas producciones del inconsciente.

De la teoría psicoanalítica se desprende un método de interpretación-construcción y una técnica de asociación libre en transferencia. Este método de interpretación-construcción es un modo concreto de apropiarse de la realidad para su transformación.

Antes de la interpretación psicoanalítica no hay propiamente productos del inconsciente, es decir, realizaciones del deseo inconsciente. El sujeto sin análisis no tiene inconsciente, es decir, no se puede hablar de su deseo, porque el deseo se construye en análisis. Lo que hace el psicoanálisis es construir una historia de deseos, para que el sujeto deje de padecer sus efectos y venga a constituirse en sujeto de deseo.

Sin psicoanálisis las personas padecen de los efectos del inconsciente. Sólo en análisis se puede ver que, en los síntomas que padece, en los sueños que tiene o en los fallidos en que incurre, hay un deseo inconsciente que le implica y está en juego.

Se llama método de interpretación-construcción porque lo que se construye es lo inconsciente de un sujeto determinado, es decir, el deseo inconsciente que está en juego en la vida de ese sujeto. La interpretación es por tanto el deseo de ese sujeto, su inconsciente. Es en este sentido en el que se habla del inconsciente como producción.

Esto significa que el sujeto no existe antes de comenzar a hablar. No hay una preconstitución del sujeto de la que se supone va a dar cuenta el psicoanálisis. Lo que implica el método de interpretación-construcción es que el sujeto que se produce en análisis es un sujeto que rompe con las cadenas que lo atan al pasado. A partir ahora lo que lo determina serán sus próximas palabras.

Ruy J. Henríquez Garrido
Psicoanalista